TOUR GENERALES
Adultos: $70 USD
Niños: $65 USD
Duración: 6 ½ hrs
Incluye:

Transportación redonda
Cutas de entrada al sitio
Guía bilingüe certificado
Agua purificada embotellada
Snack (sándwich de jamón y queso)

Nota Importante

Si no tiene cuenta en paypal y le interesa comprar un tour,
por favor haga clic en el siguiente botón y le respetaremos la oferta.
Reserve por mail
Información General
Dzibanche es posiblemente el asentamiento más grande e importante del sur de Quintana Roo ocupa un área de poco más de 40 km2 y cuenta con un gran número de edificios monumentales y con la construcción de complejos arquitectónicos de alta calidad, se encuentra a 185 km de Mahahual y se accede por la carretera federal 186 rumbo a Escárcega.
Historia del Sitio
El nombre original del sitio se desconoce, y Dzibanche es el nombre que Thomas Gann le dio al sitio durante su visita en 1927, esta palabra maya significa "escritura en madera" y fue dado por el hallazgo de dinteles de madera con inscripciones calendáricas en el edificio conocido como Templo VI.

Probablemente, el establecimiento se remonta a 200 a. C. período de C en el que se construiría una gran variedad de plataformas y edificios de materiales perecederos. Es a partir de esta fecha que Dzibanche se convierte en una gran ciudad y comenzó con el desarrollo de enormes proyectos de construcción que ahora puede ser vistos y que llevaron a su despliegue urbano y social.

Dzibanche es un complejo compuesto por cuatro grupos arquitectónicos principales trabajado de forma simultánea y sin duda pueden haber tenido funciones diferentes.

El grupo Dzibanche es el más ampliamente explorado, este complejo tiene ejemplos de la arquitectura monumental del Clásico Temprano, como el Templo de los dinteles, La Plaza Xiblaba, el templo búho, el templo de los cormoranes y el templo de los cautivos.

El segundo grupo es Kinichná que parece haber sido un importante complejo funerario de tumbas de gobernantes divinos. A lo largo de la carretera de acceso se puede ver el progreso en la parte de la exploración conjunta y, así como los grupos de Tutil y Lamay.

La visita guiada en el grupo de Dzibanche inicia con el Templo de los dinteles, se trata de un edificio relativamente aislado, en su primera fase constructiva de diseño muestra una base con paredes inclinadas y de damero. En la parte superior muestra un templo bien conservado que corresponde a la fase de segundo edificio, en el que destaca un dintel de madera con la fecha.

Continuando el recorrido, se llega a la Plaza Gann, aquí se encuentra el Templo de los Cormoranes, un templo de excepcional altura y estrechez, complementado por pequeños lofts en sus extremos; Es interesante destacar que, en el basamento del edificio se encontró una sistema de tres cámaras abovedadas, una de las que guardaba los restos de una persona de alto nivel social, acompañada de una ofrenda que incluía varias piezas de cerámica, incluyendo el vaso policromo que da nombre al edificio, una máscara de jade y varios adornos de la mismo material, aquí también se puede ver el Templo de los Cautivos, basamento con varias etapas constructivas que contenían varios bloques grabados con representaciones de cautivos acompañados de textos glíficos que hacen referencia a los nombres de los personajes, así como un conflicto militar que al parecer Dzibanche tuvo con Calakmul.

Ubicado hacia la esquina noreste de la Plaza Gann esta la Plaza Xibalbá, que habría funcionado como centro principal de la ciudad, en la estructura principal de la plaza está el Templo del Búho, que es un edificio con al menos tres fases de construcción, en la fase más notables se muestran las características típicas de molduras delantal del Clásico Temprano. Durante la exploración de este edificio, se encontraron con una escalera interior que conduce a una cámara que contenía los restos de una mujer de alta posición social acompañada de una ofrenda con diversos objetos, entre los que destacan una pieza de cerámica con la representación de un búho (pieza que da nombre al edificio), una pieza de alabastro con las inscripciones de un mono y una concha única que muestra una figura sentada en un trono, adornado con incrustaciones de jade, pirita y concha.

La Plaza Xibalbá se complementa con dos palacios llamados norte y sur, cada uno con nueve aperturas o accesos, posiblemente en alusión a los nueve niveles del inframundo